Una perspectiva de seguridad pesimista

Por Maximilian Holst

Estamos volviendo a la normalidad. El semáforo epidemiológico publicado por la Secretaría de Salud para el periodo del 18 al 31 de octubre muestra que 20 estados están en semáforo verde, 11 están en color amarillo y una entidad permanece en color naranja. Con ello, la mayoría del país ha vuelto a las rutinas que tenían antes de que iniciara la pandemia: los niños han vuelto a las escuelas, muchas empresas han pedido a sus empleados que vuelvan a las oficinas y los cuellos de botella en las cadenas de suministros se empiezan a desahogar.

Por otro lado, la actividad delictiva ha empezado a repuntar también. De acuerdo con los más recientes datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, algunos de los delitos que más afectan a los mexicanos han aumentado durante el tercer trimestre de 2021 comparado con el mismo periodo del año anterior: robo a transeúnte (6.0%), robo en transporte público (17.4%), robo de vehículos (3.5%) y robo de autopartes (23.4%). 

Ante el regreso a las actividades normales y el repunte de los delitos señalados, en Aleph analizamos cómo nuestros compatriotas perciben la inseguridad a lo largo y ancho del territorio nacional.

Percepción de la inseguridad

La semana pasada el Inegi publicó los resultados de la Encuesta Nacional de Seguridad Urbana (ENSU) para el tercer trimestre del año. Esta encuesta se lleva a cabo en las principales ciudades del país y entre sus objetivos está conocer la percepción de los ciudadanos sobre la inseguridad, sus cambios de rutinas y sus expectativas sobre el futuro.

Los datos de la encuesta revelan que, en promedio, el 64.5% de los mexicanos percibe la situación de la seguridad pública como insegura. Si comparamos con los datos del tercer trimestre de 2020, observamos que la percepción de inseguridad se redujo 3.3 puntos porcentuales. 

Cuando observamos cómo se percibe la seguridad pública en las distintas ciudades que integran la encuesta, encontramos que la mayor percepción de inseguridad se vive en Fresnillo (ZAC) con 94.3%, Ciudad Obregón (SON) con 92.5%, Irapuato (GTO) con 91.7%, Coatzacoalcos (VER) con 89.0% y Naucalpan de Juárez (MEX) con 88.3%.

En contraste, la percepción de inseguridad más baja se presenta en San Pedro Garza García (NL) con 14.5%, en la alcaldía Benito Juárez (CDMX) con 21.8%, Los Cabos (BCS) con 22.2%, La Paz (BCS) con 27.3% y en San Nicolás de los Garza (NL) con 28.6%.

Mapa 1. Municipios según su percepción de la inseguridad
Fuente: Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) 2021-III, Inegi.

Atestiguar conductas antisociales eleva nuestra percepción de inseguridad. Como observamos en la siguiente gráfica, las conductas antisociales más observadas por la ciudadanía son el consumo de alcohol en la vía pública (60.2%), el atestiguamiento de robos o asaltos (53.4%) y observar actos de vandalismo (42.7%).

Gráfica 1. Porcentaje de la población que cambió sus hábitos debido a la delincuencia
Fuente: Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) 2021-III, Inegi.

Ante el atestiguamiento de estas conductas antisociales y delitos, y en un intento por reducir las afectaciones que pudieran sufrir debido a la inseguridad, los habitantes de las ciudades han optado por cambiar algunos de sus hábitos. El 53.4% de los mexicanos intenta no llevar cosas de valor cuando sale a la calle; el 46.4% prefiere ya no salir a caminar por la noche incluso en los alrededores de su vivienda; el 44.4% no permite que sus hijos salgan solos de la casa; y el 30.5% ha dejado de frecuentar a parientes o amigos.

Slide Solicita una demostración gratuita de nuestra plataforma Solicitar demo
Expectativas que no mejoran

El clima de inseguridad que se respira no es trivial. Adicional a los robos que sufrimos o de los que conocemos, frecuentemente escuchamos estadísticas como que en promedio 96 personas son asesinadas cada día (10 de las cuales son mujeres). Lo angustiante es que estos datos no son mejores que los de hace unos años.

En los resultados de la ENSU encontramos también cuál es la expectativa de los mexicanos en cuanto a la delincuencia. Los datos revelan que 6 de cada 10 personas son pesimistas y consideran que la situación de seguridad empeorará o que seguirá igual de mal.

Gráfica 2. Expectativas sobre la delincuencia
Fuente: Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) 2021-III, Inegi.

Como vimos más arriba, la percepción de la inseguridad es distinta en cada ciudad y de la misma manera las expectativas sobre la inseguridad son variadas. Las ciudades que presentan las expectativas más negativas son: Fresnillo (ZAC) con 85.7%, Naucalpan (MEX) con 83.3%, Tapachula (CHIS) con 80.8%, Guadalajara (JAL) con 80.2% y Cuernavaca (MOR) con 79.9%.

En cambio, las ciudades que evalúan de manera optimista el futuro de la seguridad: San Nicolás de los Garza con 21.4%, San Pedro Garza García con 21.7%, Apodaca con 29.1% —estas tres en Nuevo León—, la alcaldía Benito Juárez (CDMX) con 29.8% y Los Cabos (BCS) con 31.0%.

Mapa 2. Municipios en los que los habitantes consideran que la seguridad seguirá igual de mal o empeorará
Fuente: Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) 2021-III, Inegi.

El regreso a la normalidad en diversos estados ha traído consigo la vuelta a las andadas de los delincuentes. A pesar de que los gobiernos de los distintos niveles llevan a cabo acciones para mitigar la violencia, la ciudadanía no percibe una mejoría sustancial y se mantiene pesimista en cuanto a la situación de inseguridad. Para que esto cambie y la seguridad mejore, se necesitan acciones focalizadas y efectivas por parte de las instituciones de seguridad pública. Algunos gobiernos municipales y estatales se están acercando con Aleph para apoyarlos en el uso de recursos tecnológicos y con la inteligencia que generamos. Sólo unidos, gobierno y sociedad, lograremos mejorar la seguridad en México.

es_MXSpanish
Artículo: Una perspectiva de seguridad pesimista
This is default text for notification bar